Una lección de compromiso y conciencia social
La tarde que los Reyes llegaron al barrio ex chacra de López

 

Texto: María Carrillo

Fotos: Esperanza Pacheco-María Carrillo

El que vamos a relatar es un ejemplo clarísimo de que, cuando hay voluntad y conciencia social, de la nada pueden crearse maravillas. El domingo por la tarde, unos 200 chicos del barrio ex chacra de López recibieron juguetes y golosinas gracias a la acción mancomunada de un grupo de tresarroyenses que sin banderías políticas ni religiosas, les arrancaron una sonrisa y contribuyeron a que su ilusión permanezca intacta.

La iniciativa surgió hace un mes del corazón de Esperanza Pacheco, una joven tresarroyense que no vive ahí, pero que sí tiene lazos familiares en el barrio y que casi sin proponérselo se convirtió en la mensajera de Melchor, Gaspar y Baltasar. “Simplemente sentí que como los Reyes Magos no llegan a este barrio, había que hacer algo para los chicos. Lo publiqué en las redes sociales, en distintos grupos públicos, y así fue como la gente se fue sumando de a poco, colaborando en la medida de sus posibilidades. Logramos conseguir, donados, juguetes para unos 200 chicos, además de alfajores, budines, garrapiñadas, turrones y pochochos. Aún no puedo creer que aún en tan poco tiempo se haya logrado esto”, comentó emocionada a RADIO VOX durante nuestra visita al Festival, en la maravillosa tarde del domingo.

De a poco, se sumaron al proyecto de Esperanza Adriana Peralta, Ester Maldonado, Jorge Sígoli, Nicolás Gutiérrez, Mariela Landriel, el DJ Roberto Distéfano (que alegró la tarde con su música), la empresa tresarroyense Poli Pack (que donó 70 vasos descartables para las bebidas que se entregaron a los chicos) y hasta el diputado provincial por el Frente Renovador, Pablo Garate, que colaboró con la donación de todas las golosinas y alfajores que se entregaron a los chicos del barrio.

Además, la siempre solidaria Comparsa Aracaju de nuestra ciudad sumó ritmo y  alegría para una tarde inolvidable en la que la concurrida barriada se convirtió en una fiesta.

 

Pensando en 2019

Esperanza no sale de su asombro: convocó a la gente a ayudar y su idea prendió en los corazones de muchos. Conformaron un grupo de trabajo hasta hace un mes impensado pero que ya les está cambiando las vidas a todos. Para el año que viene quieren llevar a los Reyes Magos al barrio. “Este es el inicio de algo: podemos hacerlo con tiempo, buscar telas, trabajar en los trajes, conseguir los caballos, convocar tres voluntarios, y llevar a los Reyes Magos en 2019. Si apenas en un mes pudimos hacer esto, si se suma más gente podemos hacer muchísimo más por los chicos”, concluyó, emocionada, mirando con satisfacción la caja vacía que horas antes albergó a tantos juguetes que ahora sí, ya tienen dueño. Misión cumplida, para ella. Y una enorme lección para todos nosotros. Para hacer un mundo mejor sólo se necesita una idea, un espíritu solidario y la valentía para dar el primer paso. El milagro es una lógica consecuencia.

 

 

COMENTÁ
Compartilo en tus redes !!